Las horas lentas

LAS HORAS LENTAS


de las madrugada
buscan, desesperadamente,
nuevas emociones.

Imágenes borrosas
surgen, de pronto,
por las esquinas
de un ayer lejano,

y los versos, enfurecidos,
juegan a las cartas
con el destino.