Volver. Poema de Matteo Barbato


 

 

 

Aún te pienso

con el rostro de siempre

JOSÉ ÁNGEL VALENTE

  

 El pasado revive en sus calles,

 mi avance se pierde en su memoria:

 un camino de imágenes

 revolotea por las avenidas de mi mente.

 

 Mis dedos hurgan en las estrías del tiempo,

 se abren paso a través de los muros

 de una casa de antaño

 —confundo estoicamente lo que soy

 con el ruido fantasmal de los recuerdos—.

 

 Mi abuela, ama de casa,

 me espera con la comida enmohecida;

 mi abuelo, marinero,

 sigue evocando las travesías de su barco fantasma;

 mis amigos, de visita,

 me reciben alegres

 pese a la distancia de nuestras biografías;

 mis padres atesoran la infancia del tiempo en la mirada.

  

 Contemplo la expresión ensimismada del pasado…

 Soy el turista de un pretérito imperfecto:

 su lluvia finísima

 regresa sin tocarme,

 su caricia se aleja

 sin marcharse.

 

 La humedad del puerto transpira en la piel

 y el paseo marítimo me carcome

 con su barniz color melancolía.

 

 Vuelvo a mi ciudad natal:

 llevo mi tierra a cuestas

 —sigo añorando el mar—,

 soy sarcófago de su alma oxidada,

 cuerpo ausente entre vosotros.

 

 


Poema del libro "Remotas Cercanías" de Matteo Barbato

 

http://www.cuadernosdelaberinto.com/Poesia/MATTEO_BARBATO_REMOTAS_CERCANIAS.html