Me recompensabas. Poema de Antonio Portillo Casado.

                                       

                                                                                     Imagen de la Red

 



ME RECOMPENSABAS
 

Prefieres lo crudo.

Me di cuenta hace años.

Fue por Navidad —esos días austeros —.

Te pedí pavo al horno. Me diste sushi.

Esperaba carne, admitía tu dádiva nipona.

No obstante, he de confesarlo,

me recompensabas con helado

de turrón y pasas al brandy.

 

 

(Del poemario Rayomatiz, Sial Pigmalión 2020)